Que los vehículos eléctricos están cada vez más de moda no es ningún secreto. Desde que salieron al mercado, éstos han ido incorporando mejoras continuamente, por lo que a día de hoy son una opción muy atractiva y muy a tener en cuenta para la gente que utiliza el coche diariamente.

 

Podemos destacar varias ventajas de los coches eléctricos;

 

  • No tienen emisiones de gases efecto invernadero ni de partículas contaminantes
  • Tienen menos averías que los vehículos tradicionales al no tener motores térmicos sino sencillos motores eléctricos.
  • Funcionan con electricidad, por lo que no hacen ningún tipo de consumo de combustible petrolífero o gaseoso en la ciudad. Son especialmente verdes si la generación eléctrica procede de fuentes renovables.

 

Pero, además de la evolución constante que tienen este tipo de vehículos, también han surgido nuevas iniciativas en las grandes ciudades que, además de promover el transporte de una forma cómoda y práctica, también fomentan el uso del transporte eléctrico. Estas iniciativas llevan el nombre de carsharing y motosharing (coches y motos compartidas).

 

¿Qué es el carsharing y el motosharing?

 

Se trata de dos iniciativas en las cuales se alquila un vehículo eléctrico durante un tiempo limitado y se paga por el tiempo que se ha utilizado. Estos vehículos pueden ser coches (carsharing) o motos (motosharing).

Aunque es muy posible que en tu ciudad ya esté presente el motosharing, el carsharing es una iniciativa nueva que actualmente ya se encuentra en diversas ciudades de España con distinto grados de penetración (Madrid, Barcelona, Valencia,  Sevilla etc.)

 

¿Cómo funcionan?

 

  • Tanto en el carsharing como en el motosharing el usuario ha de descargarse una aplicación, crearse un perfil y vincularlo con un número de cuenta o tarjeta de crédito.
  • Una vez está la aplicación descargada, aparece en un mapa dónde se encuentran los vehículos aparcados, pudiendo el usuario reservar (con un plazo de 15 a 20 min) el vehículo que se encuentre más próximo a su ubicación.
  • Tanto las motos como los coches tienen zonas de aparcamiento, y a veces de circulación delimitadas por lo que los conductores no podrán moverse por fuera de esas zonas.
  • Una vez el conductor reserva la moto y se aproxima a ella, la propia app pondrá en marcha el vehículo, y en caso de la moto abrirá el cajón donde se encuentran los cascos.
  • Las tarifas se aplicarán en función de la plataforma que se emplee y del tiempo de uso que se le haga al vehículo.
  • Los vehículos siempre están listos para utilizarse ya que son los propios empleados de las plataformas los que se encargan de cargarlos o sustituirles las baterías durante la noche.

 

Ventajas de este modo de transporte

 

  • El usuario puede desplazarse por la ciudad sin necesidad de emplear el transporte público o su vehículo privado.
  • Facilidad para aparcar en la ciudad (en el caso de las motos se aparcan en cualquier zona habilitada para ellas y en el caso de los coches, en la ciudad de Madrid pueden aparcase tanto en zona verde como azul por ser ecológicos).
  • Grandes facilidades para coger/ aparcar el vehículo por la ciudad.
  • Se paga sólo por el uso que se hace.
  • Se fomenta el uso de transporte sostenible ya que al ser 100% eléctricos no contaminan la ciudad y tampoco el planeta si la energía eléctrica para su carga procede de fuentes renovables.

 

El carsharing o motosharing además de surgir como una iniciativa que promueve el transporte en las ciudades de una forma cómoda y práctica, también fomenta el uso de la sostenibilidad al emplear exclusivamente vehículos 100% eléctricos.

 

Obremo y los vehículos eléctricos

 

En Obremo fomentamos el uso de vehículos eléctricos entre la población. Por ello, además de promover este tipo de iniciativas entre nuestros empleados, también nos encargamos del montaje y mantenimiento de cargadores para vehículos eléctricos.

Un ejemplo son los nuevos cargadores semi rápidos (2*22 kw Circutor City)que hemos instalado en la ciudad de Valencia, así como el diseño de las respectivas plazas reservadas, para que este tipo de vehículos puedan recargarse mientras están aparcados.