La dificultad de obtener agua dulce apta para el consumo de los seres humanos, en contraposición a la gran cantidad de agua salada que posee el planeta, ha provocado que se ideen nuevas tecnologías para intentar cubrir las necesidades de agua dulce potable de la población mundial, y sobre todo de aquellas zonas que poseen un déficit estructural de agua y que cuentan con períodos de sequía como es el caso de España.

Una de las tecnologías que mejor se han implementado es la llamada desalinización, la cual se produce en plantas desaladoras, que se encargan de extraer agua del mar y, a través de varios procesos, convertirla en agua dulce.

Existen varios tratamientos que se realizan para eliminar la sal del agua como la electrodiálisis, la electrodiálisis inversa o la destilación instantánea, entre otras, pero el método más empleado es el de la desalación por ósmosis inversa.

 

Fases de la desalinización por ósmosis inversa 

 

  • Captación del agua marina a través de torres submarinas o de pozos costeros. Éstos captan el agua y la transportan a la zona de pretratamiento, dónde se separan los elementos sólidos de mayor tamaño y se eliminan las bacterias y otros microorganismos.
  • El agua pasa por filtros de arena para tamizar las partículas más pequeñas que se quedan en el agua y tras esto, pasa por la fase de la microfiltración, en la cual se emplean unos filtros que contienen carbón activado que se encarga de eliminar las micropartículas que hayan podido quedar.
  • La etapa más importante de este proceso es la de ósmosis inversa. En esta fase, se introducen 2 soluciones salinas con diferente concentración en dos contenedores distintos y se aplica una presión mecánica sobre el contenedor que tiene mayor concentración salina. Con esta presión, se logra que el agua se mueva hacia la otra dirección separándose de la sal.
  • Posteriormente, el agua salada pasa por los llamados bastidores de membranalos cuales se encargan de dejar pasar el agua reteniendo las sales. Estas sales reciben el nombre de “salmuera”, la cual se devuelve al mar diluyéndola con agua de mar para que ésta no tenga ningún impacto nocivo para el medio ambiente.
  • Por último, el agua desalada pasa por la fase de postratamiento, en la cual se agrega cal y dióxido de carbono al agua para hacerla potable.

 

Las plantas desaladoras suponen grandes ventajas, ya que permiten obtener agua potable sin depender del clima; pero también tienen algunos inconvenientes como el enorme coste energético que suponen (2,9 kWh/m3).

El nuevo reto al que nos enfrentamos ahora es el de conseguir reducir el gasto energético; por ello se están creando nuevos proyectos en todo el mundo con este fin. Uno de los más importantes es la construcción de la primera desalinizadora solar del mundo situada en Arabia Saudí.Ésta, tendrá una capacidad para producir 60.000m3/día y se abastecerá enteramente por energía solar.

Pese a los inconvenientes que podemos encontrar en la desalinización, lo cierto es que más de 150 países cuentan con plantas desaladoras, que producen diariamente más de 66,5 millones de m3 de agua desalada; lo que significa que más de 300 millones de personas utilizan este tipo de agua.

En España, la producción del agua desalada es muy común debido a la escasez de lluvias en algunas zonas de nuestra geografía. De hecho, nuestro país es el cuarto del mundo con mayor tecnología de desalinización sólo por detrás de Arabia Saudí, Estados Unidos y Emiratos Árabes.

El nuevo reto al que se enfrenta España en este aspecto es el de mejorar la eficiencia de las plantas e invertir en energías renovables con el objetivo de reducir los costes energéticos.

 

Obremo y el agua 

En Obremo nos encargamos de la construcción y mantenimiento de las diferentes infraestructuras hidráulicas y medioambientales necesarias para que se produzca el ciclo integral del agua que comporta desde la captación, potabilización, saneamiento y reutilización del agua; todo ello para garantizar la llegada del agua a su destino.

Además, entre nuestras actividades se encuentra la realización de auditorías energéticas, las cuales permiten a nuestros clientes identificar e implantar medidas de ahorro y eficiencia energética con el objetivo de obtener el máximo partido de recursos y procesos.