El compromiso de Obremo con ser parte activa de una transformación energética sostenible y justa, y por materializar con su actividad los Objetivos de Desarrollo Sostenible 4, 7 y 11 de la Agenda 2030, ha hecho posible que la compañía se haya convertido en el partner que va a poner en marcha del proyecto ‘Solidarizando el Sol’ del CEIP Ballester Fandos.

València, 1 de febrero de 2022. – El objetivo del proyecto es convertir este centro en una escuela energéticamente autosuficiente, y colaborar en la erradicación de la pobreza energética a través de la constitución de una comunidad energética solidaria.  Para ello, la dirección del área de Energías Renovables de Obremo ya ha iniciado los primeros contactos con los responsables técnicos y administrativos del centro para planificar y colaborar en la tramitación oficial del proyecto que va a llevar a cabo la instalación de paneles de energía solar fotovoltaica a lo largo de los próximos meses. En concreto, Obremo va a desarrollar la primera de las cuatro fases establecidas, lo cual implica la instalación y puesta en marcha del inversor y acometidas necesarias que, en esta primera etapa, ofrecerá una potencia de 13,2kWp.

Gracias a la contribución de la compañía al proyecto ‘Solidarizando el Sol’, el CEIP Ballester Fandos se va a convertir en la primera Comunidad Energética educativa de la Comunidad Valenciana, es decir, un centro educativo sostenible, autosuficiente en materia de consumo energético y respetuoso con el medio ambiente. El proyecto piloto busca ser un referente para otras 200 escuelas de la Comunitat Valenciana.

Red solidaria

‘Solidarizando el Sol’, que cuenta con el apoyo de diferentes instituciones locales y regionales, de organizaciones como Save The Children y de los Servicios Sociales de la Malvarrosa, se enmarca en la iniciativa 50/50 apoyada por la Comisión Europea que busca desbloquear el ahorro energético en las escuelas y otros edificios públicos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, otros de los objetivos de ‘Solidarizando el Sol’ es el fomento de un consumo energético responsable y sostenible; la creación de una comunidad energética solidaria con las familias del alumnado y los vecinos y vecinas del barrio, aumentando la autonomía y soberanía energética de los beneficiarios; aumentar la producción y uso de energías renovables, y, sobre todo, contribuir a la justicia social mediante la adaptación y transformación de la realidad ante el cambio climático.

Según sus promotores, la metodología 50/50 en el ámbito educativo contribuye al desarrollo de conocimientos sobre la importancia del ahorro y la eficiencia energética, al tiempo conciencia y fomenta prácticas sostenibles que generan un verdadero “cambio de conductas en torno al consumo de energía y agua”.