El internet de las cosas, también conocido como IoT al ser las siglas en inglés de las palabras “Internet of Things”, como su nombre indica, hace referencia a aquellos objetos cotidianos que cuentan con internet y tienen algún tipo de inteligencia, por lo que nos ofrecen más utilidades y comodidades en nuestra vida diaria.

En la época en la que vivimos, el internet de las cosas es una realidad que cada vez está más presente en casi todos los ámbitos:

 

Electrodomésticos

Los electrodomésticos cada vez son más inteligentes. Existen frigoríficos capaces de avisarnos si hay algún producto que ha pasado la fecha de caducidad o que nos hace la lista de la compra y nos avisa de si se nos ha agotado algún producto y hay que volverlo a comprar.

 

Vehículos

Éstos son capaces de regular la temperatura y el sonido conforme a los gustos de los pasajeros y además, pueden configurar la ruta más rápida evitando atascos.

 

Domótica

Llamamos domótica a las técnicas que utilizamos para automatizar una vivienda. A través de la domótica podemos controlar la iluminación de una casa, las ventanas, la climatización, el sonido etc. Si quieres saber más sobre domótica y edificios inteligentes visita nuestro blog “Descubre lo que un edificio inteligente puede hacer por ti”.

 

Control biomédico

Estos son sistemas que se encargan de controlar y monitorizar nuestras constantes vitales. Los smartwatch, cada vez están más preparados y cuentan con más aplicaciones para monitorizar las pulsaciones, la velocidad, el recorrido que hace el corredor etc.

Actualmente el producto más conocido para monitorizar estas constantes son los smartwatch, pero con el tiempo se irán popularizando otros productos como zapatillas, camisetas etc.

 

Tendencias de consumo

Para las empresas, conocer las tendencias de consumo y los gustos de sus clientes es lo más importante, por lo que la inversión que realizan en el internet de las cosas es cada vez mayor. Actualmente ya existen productos que, además de dar una funcionalidad al consumidor, también da información a la empresa sobre sus gustos y hábitos de consumo.

Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en Telepizza. Esta empresa ha desarrollado un botón que sirve como imán de nevera al cual el consumidor le introduce los productos que desea. De esta manera sólo con apretar el botón se realizará automáticamente el pedido.

Esto, además de facilitar el trabajo al consumidor, el cual sólo tiene que apretar al botón para realizar el pedido, también le aporta información a la empresa sobre qué pizzas le gustan, cuándo las pide, si las promociones le influyen o no en la compra etc.

 

El Internet de las cosas se encuentra en continuo auge gracias a la funcionalidad que los productos ofrecen a los consumidores y a que la inteligencia artificial mejora con gran rapidez. De hecho, la empresa Gartner prevé que en el año 2020 habrá en el mundo 26 mil millones de dispositivos con un sistema de conexión al internet de las cosas.