Estamos viviendo un cambio de tendencia a nivel mundial en cuanto a movilidad se refiere. Vivimos en una sociedad, cada vez más concienciada con el respeto al medio ambiente, que demanda nuevas soluciones de movilidad alternativas a los tradicionales vehículos de combustión.

En este contexto, han tomado gran protagonismo los vehículos eléctricos, los cuales han aumentado sus ventas en un 51,5% respecto al año anterior.

 

El vehículo eléctrico: la solución de movilidad del futuro

Los coches eléctricos son mucho más fiables, eficientes y sobre todo sostenibles con el medio ambiente. Su motor se impulsa a través de la energía eléctrica, por lo que no emiten dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno ni partículas como los diesel, y además ayudan a reducir la contaminación acústica en las ciudades.

La tecnología de estos vehículos continúa evolucionando, principalmente hacia una mayor autonomía. Para ello las baterías son una pieza fundamental, ya que es donde se almacena la energía que será utilizada posteriormente por el motor. Actualmente ya existen prototipos que alcanzan hasta 600 km de autonomía, pero la media de vehículos alcanza unos 200 km.

 

¿Cómo y dónde recargo mi vehículo eléctrico?

El método de recarga es sencillo, basta con enchufarlo a una red para que la batería se recargue. La carga la podrás realizar desde puntos de recarga públicos o instalando un cargador eléctrico en tu vivienda unifamiliar o garaje comunitario.

Cargadores en viviendas y comunidades

Los puntos de recarga no requieren de grandes instalaciones, pero tendrás que tener en cuenta algunas consideraciones como la potencia y los tiempos de carga. La realidad es que con un enchufe convencional (shucko) de una vivienda sería suficiente para realizar la recarga, pero la potencia estaría limitada a 2,3 kW. De este modo, una carga completa tardaría hasta 10 y 12 horas. De hecho, los fabricantes de automóviles eléctricos sólo recomiendan este tipo de carga en caso de emergencia.

La solución más recomendable en viviendas y comunidades es la instalación de un punto de recarga mural. Se trata de un dispositivo que se instala en la pared de tu garaje, mucho más seguro y que permite una mayor potencia de carga. Admite diversos conectores de carga desde Yazaki o SAE J1772, Mennekes o tipo 2, Combinado o CCS, Scame o Tipo 3 hasta CHAdeMO. Además, ofrece otras utilidades complementarias como la medición del consumo de energía, o el control desde tu dispositivo móvil. Para una configuración básica de 16 A, permite una potencia de carga de 3.7 kw, que carga el vehículo en ocho horas.

El cargador mural  con mayor prestaciones de 32A permite cargas semi-rápidas con una potencia de aproximadamente 7,2 kW en monofásico o 22 kw en trifásico, lo que se traduce en unas cuatro horas o dos horas para realizar una carga completa.

Los puntos de recarga se pueden instalar también en garajes comunitarios. Lo único que hace falta es realizar un escrito formal al administrador de la finca o presidente de la comunidad informando de que se va a llevar a cabo dicha instalación.

Cargadores en la vía pública

Para realizar cargas puntuales se están instalando estaciones de recarga para coches eléctricos en la vía pública de las ciudades. Estos cargadores se encuentran en la misma vía pública, en concesionarios, estaciones de servicio y centros comerciales. Además, muchas empresas ya lo están implementando en sus instalaciones para poder ofrecerlo a sus empleados.

Los cargadores en la vía pública ofrecen una mayor potencia que la recarga doméstica, de hasta 50 kW. Por lo que en cuestión de 15 minutos se puede llegar a cargar hasta el 65% de la batería.

 

¿Estás pensando en adquirir un vehículo eléctrico y/o instalar un punto de recarga en tu vivienda?

Si es así, te damos la enhorabuena por elegir la nueva movilidad sostenible. Pero además, te interesará saber que existen subvenciones como el Plan MOVEA, a través de la cual se conceden ayudas económicas para la compra de vehículos eléctricos e instalación de puntos de recarga.

En Obremo te ofrecemos servicios de instalación y mantenimiento de puntos de recarga tanto en garajes comunitarios y privados como en la vía pública. Nos aseguramos de que los cargadores se adapten a las necesidades de tu vehículo y puedas realizar la recarga del modo más sencillo, rápido y eficaz posible.

Nuestras instalaciones cumplen con la normativa vigente y más concretamente con la Instrucción Técnica Complementaria de Baja Tensión (ITC-BT52), la cual garantiza una total seguridad en la instalación de punto de recarga para vehículos eléctricos.

Si estas interesado en recibir más información sobre como instalar tu propio punto de recarga no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario.