Con el objetivo de hacer frente al cambio climático y controlar la gestión energética que realizaban las empresas, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), elaboró la petición de crear una normativa energética común que hubieran de cumplir todas las empresas.

Así surgió la Normativa ISO 50001; creada en el año 2011 por la Organización Internacional para la Estandarización, también denominada Organización Internacional de Normalización.

 

A continuación, te damos las ventajas que puede tener para tu empresa estar en posesión de esta ISO:

 

Mejora continua de la eficiencia energética de la empresa.

El objetivo principal de la implementación de esta normativa es la de crear una base en la gestión que reporte una eficiencia energética a la empresa y que ésta pueda mantenerse en el tiempo.

 

Seguridad energética

Dentro de la gestión energética también se tratan aspectos relacionados con la seguridad energética, por lo que la empresa tendrá elaborado un protocolo de seguridad que seguir.

 

Reducción de costes empresariales

Con esta certificación las empresas han de plantear objetivos para cumplir con la eficiencia energética, por lo que, si finalmente se consigue dicha eficiencia, se lograrán reducir los costes también.

 

Reducción de gases de efecto invernadero

Uno de los objetivos de esta normativa es que las empresas consigan reducir la emisión de los gases de efecto invernadero.

 

Reputación

Esta certificación demuestra el interés y compromiso de las organizaciones para con el medio ambiente, por lo que se mejora la imagen de la empresa.

 

Ayuda en el cumplimiento de la gestión vigente

Permite conocer el grado de cumplimiento de la legislación sobre Medio Ambiente, por lo que disminuye la posibilidad de pleitos vinculados a su incumplimiento.

 

Sistemas integrados

La norma ISO 50001 se alinea con otras normas como la ISO 14001 de gestión medioambiental o la norma de salud laboral, lo que provoca una gestión más efectiva de todas las áreas de una empresa.

 

METODOLOGÍA DE LA ISO 50001

La metodología de esta certificación se basa en 4 pasos fundamentales que se han de seguir;

 

Planear: se trata de realizar un estudio energético de la empresa y elaborar un plan con acciones para mejorar la gestión y la política energética de la organización.

Hacer:consiste en cumplir con las acciones que se han propuesto en el plan energético.

Testar: una vez se llevan a cabo las acciones, el siguiente paso es comprobar si éstas cumplen con los objetivos planteados.

Actuar:por último, tendremos que valorar los resultados obtenidos y tomar las acciones de corrección y mejora oportunas.

 

Si quieres tener más información sobre otras ISO consulta nuestro artículo “Toda la información sobre la ISO 14001 y cómo obtenerla” o “5 razones por las que tu empresa debería tener la ISO 9001”.