El gas natural es la energía de suministro continuo más económica, cómoda, segura y limpia del mercado. De hecho, en España ya son más de 7,2 millones de hogares los que han optado por ésta fuente de energía como la principal para el uso de calefacción, cocina, producción de agua caliente sanitaria y otros electrodomésticos, como hornos o secadoras.

 

¿Por qué elegir gas natural?

AHORRO

– Gracias a su alto rendimiento el consumo de energía es menor y por lo tanto su coste final también lo es. Además el pago se realiza siempre después de haberlo consumido

– Tiene un precio competitivo y estable en comparación con otros combustibles.

– Puedes escoger la tarifa que más se adapte a tus necesidades y consumo.

– Tiene un bajo coste de mantenimiento.

COMODIDAD

– Instalación rápida y sencilla. En cuestión de días lo tendrás instalado y a pleno rendimiento.

– No requiere de almacenaje previo, ya que contarás con un suministro continuo a través de las canalizaciones. Olvídate de cargar con pesadas botellas de butano y evita problemas de espacio y seguridad.

– Abastecimiento continuo de energía, no tendrás que preocuparte por molestos cortes de suministro como sucede con la electricidad o el butano.

– Es el método de calefacción que genera un mayor nivel de confort del mercado. Produce un calor homogéneo que además se mantiene durante más tiempo. Tienes la posibilidad de regular la temperatura ideal y programar para que se   enciende o apague durante el día.

SEGURIDAD

– Todas las instalaciones de gas se realizan bajo estrictos controles de seguridad. Se llevan a cabo revisiones periódicas  para garantizar su correcto funcionamiento y evitar posibles incidencias.

– Existe una amplia gama de calderas, calentadores y cocinas que incluye elementos de máxima seguridad.

SOSTENIBILIDAD

– Es una de las energías fósiles más limpias, no emite residuos sólidos, ni humos ni malos olores.

– Su combustión emite menos emisiones de CO2 a la atmósfera produciendo así un menor impacto medioambiental.

 

¿Cómo llega el suministro de gas hasta mi hogar?

El gas natural es una fuente energética de origen fósil  formada principalmente por metano. Este se extrae directamente del subsuelo y no requiere de ninguna transformación ni tratamiento previo.

La forma más utilizada para su transporte es a través de gasoductos. Se trata de redes de tuberías que transportan el gas a alta presión desde su extracción hasta su conexión con las redes de distribución. Las redes de distribución serán las encargadas de conectar el gas natural con el consumidor final. Estas se conectarán con la vivienda a través de una acometida y una instalación receptora dentro de la propia vivienda.

La acometida es una parte esencial en cualquier instalación de gas ya que sin ella no sería posible tener suministro. Su función es unir a través de un conjunto de tuberías y válvulas,  las canalizaciones de distribución con la instalación receptora de la vivienda.

Existen dos tipos de instalaciones receptoras, dependiendo de si se trata de una vivienda unifamiliar o de un edificio. En las viviendas unifamiliares solo será necesaria una instalación receptora individual (IRI), la cual conectará la red de distribución hasta la válvula de paso. Sin embargo, en los edificios donde hay más de una vivienda será necesaria también la Instalación de una Receptora Común (IRC), la cual se encargará de conectar la IRC a cada una de las viviendas.

Una vez toda la instalación esté finalizada solo quedará dar de alta el contrato de suministro y ya podrás comenzar a disfrutar de todas las ventajas del gas natural en tu hogar.

 

El mantenimiento: la clave para conseguir el mejor rendimiento

Para asegurar que tu instalación está funcionando a pleno rendimiento es primordial realizar inspecciones periódicas. En concreto, se aconseja realizar una revisión anualmente con carácter preventivo. De este modo, no solo verificaras que tu instalación esté en buenas condiciones y que cumple con la normativa vigente, sino que podrás detectar y prevenir posibles averías o mal funcionamiento.

 

¿Cuánto me costará instalar gas natural?

El precio de una instalación de gas dependerá de la superficie de la vivienda y número de aparatos que se deseen conectar en ella. Pero si estás interesado en pasarte al gas natural o realizar un mantenimiento de tu instalación o caldera no te lo pienses más y solicítanos un presupuesto.

Te informaremos detalladamente sobre todo el proceso de instalación, asesoraremos sobre el modelo de caldera y calentador que más se adapta a tus necesidades y te ofreceremos ofertas exclusivas con los precios más ventajosos junto a un servicio de máxima calidad.