Con el paso del tiempo los edificios envejecen y es necesario rehabilitarlos tanto por razones estéticas como de seguridad. Y no sólo en el interior, en las fachadas ocurre lo mismo, éstas al estar expuestas a las inclemencias meteorológicas envejecen con mucha rapidez y es necesario repararlas.  

Se ha comprobado que la mayoría de los problemas que padecen los edificios se deben a un mal o nulo mantenimiento, lo que significa que se ha producido algún pequeño problema que no se ha reparado y con el paso del tiempo éste se ha hecho más grande. Por lo tanto, la forma más eficaz de ahorrar en el mantenimiento de edificios es ir renovando aspectos y reparar poco a poco aquellos problemas que vayan surgiendo, así nos evitamos en un futuro tener que invertir una gran suma de dinero para reparar grandes averías.  

La legislación además obliga a realizar una inspección periódica a los edificios de cierta antigüedad para comprobar que éstos cumplen con la normativa vigente. Y desde que entró en vigor la LOE, Ley de ordenación de la edificación, se entrega con el “libro de edificio” las recomendaciones de mantenimiento y un plan pautado de revisión, reposición y reparación de los diferentes elementos del edificio. 

 Todas estas razones nos llevan a la conclusión de la necesidad de rehabilitar nuestro inmueble en el momento oportuno. Pero, ¿qué pasos han de seguirse para su rehabilitación?  

 

1. Contactar con una empresa especializada en rehabilitación de edificios 

El primer paso tras realizar una junta vecinal y estar todos conformes, es contactar con una empresa que nos asesore sobre el estado del edificio, de los cambios que se deben realizar y del coste que implicará esta rehabilitación. Normalmente se suele contactar con varias empresas para poder comparar entre ellas y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. 

 

2. Evaluación del estado del edificio 

La empresa se encargará de hacer un estudio sobre las condiciones en las que se encuentra el edificio y dictaminará, mediante un informe técnico, qué es lo que se encuentra en buen estado y qué es lo que ha de repararse. En este proceso, también se realizará un estudio para comprobar si el edificio se adapta a la normativa, pensando también en el ahorro energético; por lo tanto, también se comprobará dónde se producen las pérdidas de energía. 

 

 3. Proyecto 

Una vez se ha realizado el estudio, la empresa elaborará una propuesta técnica, en la que se especificará qué actuaciones son necesarias para rehabilitar el edificio. En este documento la empresa en cuestión deberá especificar las soluciones que se han previsto y lo que sucedería si se tuviera que realizar alguna modificación durante la obra. 

 

 4. Presupuesto de la obra y trámites administrativos 

Tras evaluar el estado del edificio y las reformas que se van a tener que realizar, la empresa debe hacernos entrega de un presupuesto en el que se especifique claramente el importe de todo lo que se va a arreglar. Además, la empresa tiene que ceñirse estrictamente al presupuesto que nos ha dado. 

 Una vez hemos aceptado el presupuesto, tenemos que solicitar la correspondiente licencia en el ayuntamiento para poder comenzar con la obra. 

 

 5Ejecución de la obra  

 La obra dará comienzo una vez la empresa tenga los permisos adecuados. Lo primero que se hace, en caso de que sea necesario, es el montaje de andamios y de los sistemas de seguridad necesarios para que los técnicos puedan ejercer su labor sin ningún tipo de riesgo; y posteriormente se dará paso a la obra, que puede conllevar desde la rehabilitación de la fachada, trabajos de impermeabilización, revestimientos interiores, mejoras para la accesibilidad y para la eficiencia energética etc. 

 

6. Fin de la obra 

 Una vez la rehabilitación ha concluido, la empresa nos entregará un documento firmado por el arquitecto donde conste el presupuesto, la fecha de finalización de la obra etc.  

 

AYUDAS PARA LA REHABILITACIÓN 

Aunque es algo que muchos desconocen, los ayuntamientos y el propio gobierno ofrecen ayudas y subvenciones para la rehabilitación de edificios, lo que puede abaratar mucho la factura final. Para poder obtener estas ayudas se debe realizar una solicitud firmada por el administrador de fincas o por la propia empresa de rehabilitación.  

 

OBREMO Y LA REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS Y FACHADAS 

Si estás interesado en rehabilitar tu edificio ponte en contacto con profesionales que te asesoren del estado de tu edificio y del proceso necesario para su correcta rehabilitación.