Cuando escuchamos hablar de la contaminación y del efecto invernadero, muchas veces no nos imaginamos que los vehículos causan una gran parte de esa polución. Hemos de ser conscientes de que los principales gases que provoca el efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2), el gas metano (CH4) y los óxidos nitrosos (NO2) y que son los vehículos de combustión los principales generadores de estos gases. 

Además, actualmente hay más de 1.200 millones de vehículos del mundo y esta cifra continúa creciendo. 

En contraposición, existe un aumento de la concienciación mundial para salvaguardar el medio ambiente y tratar de disminuir la contaminación del planeta. Las empresas de automóviles invierten millones de euros para sacar al mercado vehículos sostenibles capaces de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. 

En este artículo te explicamos las opciones de vehículos sostenibles que más triunfan actualmente en el mercado para que puedas escoger la mejor opción para ti: 

 

Vehículos eléctricos  

Los vehículos eléctricos utilizan la energía eléctrica que se almacena en las baterías recargables para hacer funcionar el motor eléctrico. Estos coches actualmente emplean baterías de litio. 

 

 Ventajas  

  • Al funcionar con energía eléctrica no emiten ningún tipo de gas contaminante. 
  • El coste del 100km es aproximadamente de 1€ por lo que el ahorro en combustible es considerable. 
  • Los vehículos actuales se pueden cargar en casi cualquier enchufe. 
  • La autonomía de las baterías actuales puede cubrir tantos kilómetros como un vehículo normal. 
  • Debido al aumento de su oferta, podemos encontrar modelos a partir de los 15.000€. 
  • Podemos estacionar gratuitamente en la calle en muchas ciudades. 

 

Inconvenientes 

  • La batería se desgasta con el paso de los años. 
  • El tiempo de recarga suele estar en torno a las 4 horas para carga semirápida. Hay pocos postes de recarga rápida en la actualidad, que permiten cargas del 8% en 20 minutos. 
  • Actualmente existen pocos talleres especializados en la reparación de vehículos eléctricos. 

 

Vehículos híbridos  

Estos vehículos están compuestos por una batería eléctrica y un motor de combustión. Existen dos modelos de este vehículo, el conocido como coche híbrido tradicional (que incluye una batería eléctrica que se carga con la energía recuperada de las frenadas, retenciones y aceleraciones) y el coche híbrido enchufable o PHEV (que incluye también un motor térmico y motores eléctricos , pero cuenta con un paquete de baterías eléctricas que pueden cargarse tanto con la energía de las frenadas como enchufándolo a la corriente eléctrica). 

 

Ventajas  

  • Se trata de un modelo que ha tenido muy buena acogida a nivel mundial por lo que se trata de un vehículo maduro en el mercado. 
  • Su consumo y por lo tanto sus emisiones disminuyen considerablemente cuando hay atascos. 
  • Su autonomía es mayor que la de los vehículos tradicionales, pues siempre disponen del depósito de combustible 
  • En los vehículos híbridos tradicionales la batería se carga mientras el vehículo va en marcha. 

 

 Inconvenientes 

  • Se trata de modelos bastante costosos.
  • Tienen un peso muy elevado ya que cuentan con dos motores. 
  • Existen pocos talleres especializados.
  • Como sucede con los vehículos eléctricos, la batería  tiene una vida limitada. 

 

 Vehículos de GLP 

 Lo característico de estos vehículos es que emplean el Gas Licuado del Petróleo (GLP) o Autogas como combustible, que es una mezcla de butano y propano. Este se caracteriza por reducir las emisiones de NOx en un 96% y de partículas en un 99%, generadores de las nubes de contaminación urbana en invierno. Por otro lado, consiguen minimizar el efecto invernadero debido a las menores emisiones de C02 en comparación con el diesel. 

 

Ventajas  

  • Reducen las emisiones de CO2, NOx y partículas. 
  • El precio del GLP es un 50% inferior que la gasolina o el diésel, por lo que permite un ahorro económico elevado. 
  • Hace la mitad de ruido que los vehículos diesel.
  • El coste de mantenimiento es mucho menor que los vehículos normales. 
  • Este tipo de vehículos tienen menos averías. 
  • Son vehículos bicombustible. Al finalizar el GLP pueden consumir también gasolina, lo cual les da gran autonomía. 

 

Inconvenientes  

  • El precio de este tipo de vehículos es más caro respecto a un vehículo normal. 
  • El volumen del depósito de estos vehículos es mayor, por lo que tiene que coger un espacio adicional que normalmente es donde va ubicada la rueda de recambio. 
  • No hay mucha oferta de gasolineras que ofrezcan GLP. 
  • Se reduce un poco la potencia si lo comparamos con vehículos que emplean diésel o gasolina. 

 

Obremo y los vehículos sostenibles  

En Obremo estamos comprometidos con el medio ambiente. Entre nuestras actividades el área de energías renovables destacamos los servicios de instalación y mantenimiento de puntos de recarga de vehículos eléctricos tanto en espacios públicos como en privados. Además, recientemente hemos añadido a nuestra flota 11 vehículos ecológicos que funcionan con GLP.