Hasta el año 2010, navegar por internet como lo hacemos actualmente era algo casi impensable. Los móviles de aquellos años estaban dotados con la tecnología 2G, que sólo permitía enviar SMS y las velocidades de conexión a internet eran excesivamente lentas.  

 A partir de ese año, se produjo la llegada del 3G a nuestras vidas, hecho que supuso un gran cambio en la velocidad con la que navegábamos por internet. Así, pudimos comenzar a realizar videollamadas, a descargar archivos, música etc., a una velocidad mínima de 200 kbit/s y máxima de 384, algo insólito hasta el momento.  

 De esta generación, la cual marcó un antes y un después en la conectividad, pasamos a la generación 4G LTE (Long Term Evolution). Esta generación, que está activa en la actualidad, sigue un estándar con ciertos requisitos que se denominan IMT-Advanced (International Mobile Telecommunication-Advanced) y entre los que destaca la capacidad de proveer velocidades de acceso a internet mayores de 100Mbit/s en movimiento y 1 Gbit en reposo. 

 Actualmente, tanto desde la administración como los fabricantes y operadores están trabajando sin descanso para que podamos disfrutar de la tecnología 5G en el año 2020. Y, según dicen, esta nueva generación permitirá la conexión inalámbrica de un sinfín de dispositivos, por lo que comportará una gran evolución en los sectores de la robótica, sanitario y de automoción.  

 Tras la subasta de la banda de 3.600-3.800 MHz los 4 operadores principales, Movistar, Vodafone, Orange y MásMóvil, tienen casi la misma cantidad de espectro 5G asignado. En el futuro se va a asignar la banda de 700 MHz que solo tiene frecuencias para 3 operadores. Es una banda muy interesante ya que ofrece radios de cobertura mucho mayores lo cual acelera el despliegue inicial y cobertura en zonas rurales. 

 

Pero ¿qué diferencias habrá entre la tecnología 4G y la 5G? Te las explicamos a continuación.  

 

BANDA ANCHA ULTRA RÁPIDA 

 La tecnología 5G comporta un gran avance en la velocidad de transferencia de datos. En condiciones normales, el 5G será unas 200 veces más rápido (entre 1 y 10Gbps en movimiento y hasta 50Gbps en parado). Esto se apreciará en la descarga de archivos, ya que se podrán descargar archivos multimedia de 800Mb en 1 segundo. 

 

OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS 

 Además de una mayor eficiencia energética, uno de los objetivos será la inversión en infraestructuras para mejorar la conexión en las zonas rurales y se buscará extender la cobertura a todos los rincones.  

Una de las características del 5G es que las celdas de cobertura son mucho más pequeñas que las de 4G lo que va a implicar un despliegue intensivo de nuevas antenas conectadas con fibra óptica para poder soportar las nuevas velocidades. 

 

EXPANSIÓN DENTRO DE “EL INTERNET DE LAS COSAS” 

 Gracias al 5G, se facilitará la conexión con diferentes dispositivos y aparatos posibles, superando las barreras que tenemos en la actualidad.  

 

 VENTAJAS DE BAJA LATENCIA 

 Además de facilitar la conexión de millones de aparatos a internet, gracias al 5G conseguiremos que estos aparatos no necesiten enviar grandes cantidades de información, por lo que será más fácil establecer protocolos de bajo ancho de banda.  

 A continuación, os dejamos una gráfica que muestra en rasgos generales, las diferencias entre el 4G y el 5G.  

 

 

OBREMO Y LAS TELECOMUNICACIONES 

 En Obremo somos especialistas en el sector de las telecomunicaciones. Contamos con un equipo técnico con una gran experiencia en el sector y nos encargamos de ofrecer servicios innovadores y de alta calidad.