¿Alguna vez te has planteado cuánto gasta tu empresa en energía? La inmensa mayoría de empresas, ya sean del sector industrial, servicios, u oficinas, afrontan cada mes una serie de gastos que van siempre en incremento. Nos estamos refiriendo a las facturas de electricidad, gas, agua y combustible. Por eso, cada vez más compañías están optando por soluciones que les ayuden a reducir su gasto energético y les permita ahorrar en sus facturas.

En este contexto, las auditorias energéticas se posicionan como una excelente herramienta para gestionar adecuadamente la energía, orientando el consumo hacia la eficiencia energética. Una buena gestión energética no solo influirá en tu consumo sino que también te ayudará a reducir los costes de tus procesos de producción y por lo tanto aumentar tus beneficios.

 

¿En qué consiste una auditoría energética?

Una auditoría energética no es más que un estudio en profundidad del comportamiento energético de un edificio o una industria y sus instalaciones, con el fin de detectar posibles ineficiencias y proponer las soluciones más eficientes.

Su principal objetivo por lo tanto, es determinar las oportunidades de ahorro y mejorar la eficiencia energética mientras se mantiene, e incluso se mejora el confort, la salubridad y la seguridad del edificio.

En la primera fase de la auditoría, se realiza una inspección del edificio o industria, un estudio de los hábitos de los usuarios y una serie de mediciones del consumo energético tanto de los equipos como de las instalaciones. A partir de la información recogida se lleva a cabo un análisis, el cual tendrá como conclusión las propuestas de mejora y sus correspondientes acciones, teniendo siempre en cuenta su viabilidad técnica y económica.

 

¿Por qué realizar una auditoría en tu empresa?

– Conocerás en profundidad tus procesos y consumo energético

Contratando un auditor externo podrás conocer a fondo todos los procesos de tu empresa desde un nuevo punto de vista totalmente objetivo. Te ayudará a identificar en que acciones o recursos estás invirtiendo más energía de la necesaria, e irá más allá proponiendo soluciones que te permitan reducir tu gasto energético.

Al mismo tiempo serás más consciente de la situación energética actual de tu empresa, del rendimiento de tus instalaciones y del estado del equipo tecnológico disponible, desde un punto de vista energético. Pudiendo de este modo identificar rápidamente cuando es necesario renovar o actualizar alguna parte de la empresa.

– Mejora la competitividad y promueve la innovación

La implementación de prácticas de eficiencia energética va directamente relacionada con un incremento de competitividad de tu empresa. Mejorar tu consumo de energía se traducirá en un menor coste de producción y por lo tanto te convertirás en una empresa más competitiva, que además es capaz de adaptarse a las exigencias del mercado actual.

Asimismo estarás fomentando una cultura y entorno de innovación. Realizando periódicamente auditorías energéticas podrás estar seguro de que cuentas con las alternativas más innovadoras disponibles, a la vez que mantienes todos tus equipos actualizados con la última tecnología, si el análisis coste-beneficio o los objetivos de reducción de emisiones así lo establecen.

– Representa una garantía de calidad para tus clientes

Realizar periódicamente auditorías energéticas supondrá una garantía de calidad tanto para tus clientes como para la sociedad. Tus clientes tendrán un plus de tranquilidad al apostar por una empresa que se preocupa de garantizar el correcto funcionamiento y renovación de sus instalaciones y equipos tecnológicos con el fin de ofrecer siempre la mejor calidad posible. De hecho, la norma de calidad ISO 50.001 de gestión energética exige que se realice anualmente una auditoría energética con el fin de garantizar la reducción del consumo. Por lo tanto no se trata de una acción puntual sino de un compromiso de mejora continua.

– Demuestra una actitud responsable con la sociedad y el medio ambiente

Estarás proyectando a la sociedad una imagen de empresa sostenible y responsable con su entorno, que toma una posición activa ante la lucha contra el cambio climático. Las prácticas que llevarás a cabo con una auditoría tendrán un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente ya que estarás contribuyendo a reducir la contaminación y el daño ambiental a nuestro planeta.

– Más que un gasto, una inversión.

Probablemente a estas alturas te estés preguntando que coste supondrá para tu empresa. La verdad es que el precio variará dependiendo de la compañía, pues las auditorías se adaptan a las características, organización y necesidades de cada empresa.

Pero ten en cuenta que una auditoría energética debe ser considerada como una inversión y no como un gasto, dado que la implantación de sus medidas contribuirá a una mejora del trabajo en tu empresa y por lo tanto a un incremento de los beneficios. Además, en un breve periodo de tiempo serás capaz de amortizar su coste gracias al ahorro en tus facturas, mientras que sus beneficios seguirán vigentes a largo plazo.

Auditorías energéticas personalizadas e integrales

En Obremo  te ofrecemos un servicio personalizado e integral de auditorías energéticas que te permitirá identificar e implantar medidas de ahorro y eficiencia energética para sacar el máximo partido a tus recursos y procesos.

Adaptamos nuestros servicios a tus necesidades. Dependiendo del grado de profundidad que necesites en la auditoría, podrás escoger entre un diagnóstico energético, una auditoría energética o una auditoría energética detallada.

Ponemos a tu disposición a un grupo de profesionales especializado en auditoría y gestión energética, actualizado en los últimos avances del sector y la mejor tecnología para tu empresa.

Además, te garantizamos un control permanente de tus recursos energéticos para poder mantener un nivel de energía óptimo constante y poder aplicar las últimas medidas disponibles en cada momento.