Con el objetivo de llevar un mayor control de los procesos productivos y conseguir así una mejora constante de éstos y por lo tanto una mayor gestión de la calidad que ofrece la empresa, la Organización Internacional para la Estandarización (también denominada ISO), elaboró la ISO 9001.  

 Esta ISO es el modelo más empleado entre empresas y clientes ya que permite demostrar a las empresas la calidad de sus productos y/o servicios, y por otra parte garantiza a los clientes que van a recibir un servicio o producto de calidad que proviene de un proceso de normalización y de la búsqueda de la mejora. 

 Además, en el año 2015 se llevó a cabo una renovación de la norma para asegurar una mejor aplicación en las empresas y mejorar así la gestión de la calidad.  

 

 Pero, ¿cuáles son las todas las razones por las que tu empresa debería estar en posesión de esta norma? 

 

Mejora continua de los procesos productivos.

El objetivo principal de la implementación de esta normativa es la de crear una base en la gestión de los procesos productivos para mejorar constantemente la calidad que ofrece la empresa. 

 

Reducción de costes empresariales 

Con esta certificación las empresas han de plantear objetivos para cumplir con los procesos productivos, por lo que se lograrán reducir los costes también. 

 

Reputación 

Esta certificación demuestra el interés y compromiso de las organizaciones para ofrecer servicios y/o productos de calidad, por lo que se mejora la imagen de la empresa.  

 

Mayor oportunidad de negocio 

Garantizar la calidad en los productos y/o servicios facilita la relación entre las empresas y los clientes, por lo que aumenta las posibilidades de generar negocio.  

 

Sistemas integrados 

La norma ISO 9001 se alinea con otras normas como la ISO 14001 de gestión de calidad o la norma de salud laboral, lo que provoca una gestión más efectiva de todas las áreas de una empresa. 

 

METODOLOGÍA DE LA ISO 9001  

La metodología de esta certificación se basa en implantar un sistema de mejora continua basado en el ciclo PDCA o ciclo PHVA (Planificar-Hacer-Controlar o Verificar y Actuar); 

Planificar: se trata de realizar un estudio estratégico de la empresa y establecer los objetivos del sistema y sus procesos, y los recursos necesarios para generar y proporcionar resultados de acuerdo con los requisitos del cliente y las políticas de organización. 

 Hacer: consiste en cumplir con las acciones que se han propuesto en el plan energético. 

Controlar o Verificar: una vez se llevan a cabo las acciones, el siguiente paso es comprobar si éstas cumplen con los objetivos planteados. 

Actuar: por último, tendremos que valorar los resultados obtenidos y tomar las acciones de corrección y mejora oportunas. 

OBREMO Y LA NORMA ISO 9001

Obremo tiene como prioridad garantizar la calidad en todos los procesos internos, buscando que estos funcionen adecuadamente para que nuestros servicios cumplan con las expectativas de todos nuestros clientes. Por ello, contamos con la certificación ISO 9001 y nos encargamos de mantenerla actualizada realizando continuamente proyectos en los que participan todas las áreas de la empresa para identificar y evaluar los riesgos y establecer un plan de acciones acorde.